Crónicas caraqueñas (Colas)

Por Boris L. García Cuartero

 

Para quien está acostumbrado a las colas, tener que hacer al menos dos diarias no puede ser un problema, pero si se trata de una larga fila, sin la puja de pedir el último, mangonearse los unos a los otros, sin insultos y despistes que enredan la pita en el mejor minuto, entonces la cola no tiene gracia.

Siquiera se te acerca alguien para saber de qué es la cola, y uno ahí, con la paciencia a punto de desborde, porque no funciona ninguna variante cubana para acelerar el camino hacia el destino final, que no es la compra de un producto, es llegar o salir del trabajo en horarios pico. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (De feria)

Por Boris L. García Cuartero

 

Hasta el domingo 19 de noviembre los caraqueños estarán de fiesta literaria –me parece que esa manera de decir se apega más a la Feria cubana… pero bueno. En los alrededores del teatro Teresa Carreño y la Universidad de las Artes, se encuentran instaladas las carpas, donde se comercializan libros de diferentes sellos editoriales.

FILVEN es el acrónimo de la cita, que tiene a Cuba entre sus representaciones. Hasta allí me llegué este sábado, para conversar con los coterráneos, decirles, por supuesto, que trabajo en Telesur y ver si algún libro me interesaba, pero no tenían punto –los POSS de mi tierra (Point Of Sale System‎)- y aunque los precios no eran excesivos, que uno no anda con esa cantidad encima de dinero, que para eso están las tarjetas de débito. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (Aparecen los demonios)

Por Boris L. García Cuartero

Enfermar fuera de casa es un dolor de cabeza. Y vamos, sin preocupaciones, que nada tengo, lo que voy a narrar es solo un síntoma del viajero, desacostumbrado a la variedad y calidad en materia alimenticia –aclaro para los malentendidos, cuando uno gusta de los dulces y otras chucherías.

Entrar a una panadería-dulcería en Caracas es un reto a la imaginación, al bolsillo y a la figura perdida desde hace tiempo. Muchos de los que me conocen aconsejan desde varios lugares del globo terráqueo: “cuidado con la boca”, “no engordes demasiado que a tus años se convierte en un conflicto”, “aprovecha que la oportunidad es única…” y la última recomendación es la que más me gusta. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (Tan lejos y tan cerca)

Por Boris L. García Cuartero

Vivir lejos de casa a veces acorta las distancias entre las nostalgias y las alegrías. Despertar a quince pisos de altura sobre una montaña y casi tocar las nubes con las manos es una bendición, para quien del otro lado del mar Caribe, no necesita ascensor y comienza la mañana en medio del bullicio del barrio, la cola de la leche y la certeza de enfrentar una jornada entre las abundancias y miserias humanas.

Digo abundancia, por la actitud siempre amable de la familia, de los amigos, a quienes más se sienten tan lejos, que en ocasiones duele y uno se sobrepone porque pensar en el regreso te priva disfrutar del viaje, que por decisión personal uno emprendió para trabajar fuera de la tierra, y a la vez tan cerca.

Y digo miserias, porque uno deja atrás a la gente que no te quiere bien –y que sus razones tendrán, que uno no es gotica de oro-, porque olvidas, además, esa lucha constante contra los “monstruos” que acechan la existencia humana y que en otros lares parecen minimizarse o quizás esconderse por la propia idiosincrasia de gente noble que saludan, agradecen o te dicen mande, y que no es ser servil, sino servirte como Dios manda. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (Sobresaltos)

Por Boris L. García Cuartero

 

Me tildaron de loco hace unos dos meses atrás cuando decidí venir a Venezuela para trabajar en Telesur. Y claro, era el tiempo de las guarimbas, mediatizadas con muchísimos matices, en dependencia del medio de comunicación que se hiciera de la noticia.

Es cierto que las informaciones eran espeluznantes y para colmo, los amigos de afuera me contaban que en Cuba apenas se conocía en toda su magnitud el desastre de Venezuela, a lo que se sumaba un sentimiento anticubano del carajo por parte de la oposición en el país.

Confieso que la presión sicológica fue enorme, tanta que estuve a punto de dar marcha atrás a mi voluntad de conocer este país, su cultura, su gente y esa vaina loca de precios que amanecen con un cambiazo que asusta más que la posibilidad de respirar gases lacrimógenos o que una bomba casera te explote a los pies o hasta que un malandro te haga pasar un mal rato de coño e su madre… Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (Primer día de trabajo)

Por Boris L. García Cuartero

Hoy comencé a trabajar –bueno, en realidad el adiestramiento o la instrucción, como dicen por aquí. La organización en Telesur es del carajo, nada queda al azar, nada sorprende, todo está previsto, se anda delante de la noticia.

Después de un rato de buscar por el mundo cuáles serían los acontecimientos más relevantes, me dieron la tarea de organizar las previsiones informativas y las efemérides más importantes ¡de 2018! Y se encuentran, solo hay que buscarlas, para eso trabaja la Dirección de Asignaciones en Español y como planificador en esa área de la redacción, soy parte de una vorágine que se refleja en la pantalla. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (A falta de pan…)

Por Boris L. García Cuartero

Hoy domingo 27 de agosto hice mis primeras arepas venezolanas. Bastó una rápida instrucción para hacer la mezcla, unas cucharadas del producto cien por ciento nacional, un poquito de azúcar, una pizca de sal y algo de leche en polvo… porque la verdad que echarle agua sola… ¿a qué sabría eso…?

El paquete de harina de maíz blanca precocida y enriquecida nos lo regaló Iván, un coterráneo que bien conoce de sobrevivencia y de las maromas del día a día para comer en este país, donde los precios se han disparado a una velocidad vertiginosa. Regaló para el almuerzo dos latas de sardinas en tomate, con la sentencia: No hay que devolverlas, a mi me lo hicieron igual cuando llegué… Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (Aburrido)

Por Boris L. García Cuartero

Primer fin de semana lejos de casa –y bien lejos. Mi madre de seguro va a extrañar mi visita de domingo para comer frijoles y alguna que otra cosilla rica que me prepara en el almuerzo, claro yo también voy a extrañar: las impertinencias de mi hermana, la comida y a mi madre, por supuesto.

Es sábado 26 de agosto de 2017, a pocos días de cargar con mis primeros 55 años de vida –que a mi no me parecen muchos-, estoy en Caracas, con un cielo encapotado que no invita a salir, sino más bien a quedarse aburrido en casa, , escuchar música del cel, mirar a los celajes o leer un libro –por cierto empecé uno de muertos, criminales y otras desgracias de este mundo. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Crónicas caraqueñas (La llegada)

Por Boris L. García Cuartero

Caracas es una ciudad que encanta. Está llena de grandes contrastes, sobre todo si uno llega atento a lo que conoce por las informaciones de los medios de comunicación –y digo prensa de todo tipo, que conste.

Por un lado la modernidad que se anuncia en grandes vallas y por otro, lo imponente de sus cerros, que parecen custodiar a la bella Caracas desde la altura… más para quien llega por vez primera… y que también por primera vez sale de Cuba… Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad

Los reptiles y el entorno

Los niños del programa Te quiero verde, de Perlavisión, hablan acerca del manejo de los reptiles, cómo se relacionan con el entorno y la necesidad de protegerlos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Sobre Televisión