Dime, espejo mágico ¿es mi juventud la más bella, entre las bellas?

Para encontrar el camino de la vida...

Para encontrar el camino de la vida...

Las celebraciones hoy se diseminan por toda Cuba. Los jóvenes y pioneros están de fiesta, pues sus organizaciones cumplen años de creadas, esas que pretenden auparlos en valores, que al decir de muchos se transforman o se pierden; y pudiera hacerse un tratado sicosocial para encontrar respuestas, mas no ducho ambas materias solo me limito a sintetizar el día a día, como uno más.

Vuelvo los pasos sobre la milenaria sentencia de convertir en “perdidos” a quienes se encuentran en la encrucijada de amar, creer, buscar, conquistar, armarse de conocimientos para la vida, crear, joder, CRECER. Y digo intersección, porque de no caminar con pasos firmes otros serían las terminaciones ar, er, ir o sus formas verbales.

Pero, ¿estarán realmente perdidos?, ¿será cuestionable la irreverencia, la debilidad cognoscitiva; la apariencia múltiple y hasta agresiva para los más conservadores; el asaltar espacios comunes para convertirlos en patrimonio de la estridencia y hábitos inusuales en la geografía isleño-antillana; el hablar alto y sin recatos –dígase proferir palabrotas a diestra y siniestra- o hacer de la belicosidad que daña el cuerpo habitual conclusión del divertimiento, que supo a cigarrillos, alcohol y quién sabe cuánto más?

Hay otros tantos, para quienes los calificativos serían diferentes –esos son los “buenos”-,  mas sigamos con las preguntas: ¿aprendieron solos? ¿se les puso freno en el momento de torcer el tronco?¿cuándo perdieron el gusto estético? ¿en qué momento dejaron de interesarse por el conocimiento, para llenar vacíos con marcas, chismes de farándula, inapetencia histórica o negación de la negación? ¿cambió el idioma? ¿imitaron -dónde está el espejo? Ah, puede que sea culpa de internet o del imperialismo yanqui…

Y aquí vendría el tratado, en el que cabe el análisis a la FAMILIA, su composición o descomposición; los medios de comunicación, con sus profusas ganas de educar, instruir, ideologizar, entretener; la escuela y el ejemplo de sus maestros; la sociedad, ese conglomerado que pulsa, se contrae, se resiente, educa, se transforma a la par del momento, nada fácil si miramos hacia adentro y también hacia fuera.

¿Cómo y dónde aprendimos los mayores, cuándo la “magia” funcionó y plantó en el suelo las raíces? Y repito: en qué espejo se miran los menores… En tiempos de regetón y grandes lagunas en el discernimiento, no se puede voltear el rostro, porque los actos de hoy, siempre tendrán repercusión en mañana y creo que ahí está la clave, al terreno baldío, atenciones especiales y claro que habrá cosechas.

Dejemos que nuestros muchachos celebren con alegría y hagamos de todos el propósito de amar, creer, buscar, conquistar, armarse de conocimientos para la vida, crear, CRECER. La fórmula ha sido infalible por los siglos de los siglos, es el ejemplo, el espejo que ponemos delante, ese que dará la razón a la siempre bella y buena Blancanieves.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s