A golpe de conga por las calles de Cienfuegos

Contagio popular a ritmo de conga

Contagio popular a ritmo de conga

Por Boris L. García Cuartero

Una avalancha de personas impedían el tránsito en una céntrica calle cienfueguera. La conga del municipio habanero de Playa provocaba a los curiosos, en franco desafío a los parciales de los Elefantes, novena beisbolera de la provincia que ha caído en dos ocasiones frente a Industriales, el equipo azul de la capital.

El estrepitoso ritmo de los tambores arrastraba todo a su paso, porque los cubanos a la hora de fiestar borran las regiones que marcan fronteras internas. Gane uno o el otro, la pelota es pasión aquí y como para ir calentando los motores de esta noche, entre la encendida Peña del Prado y los musicales industrialistas, Cienfuegos es un hervidero por el deporte nacional.

La conga nos viene por paternidad y maternidad; es el fuego exteriorizado de una particular idiosancrasia, advertida por quienes nos visitan o nos conocen.

Una de las etnias africanas que formaron la nacionalidad cubana provenía de la región del Congo, de cultura arará; de ahí que el vocablo conga haya tomado varias acepciones históricas: en negra conga califica a una mujer muy negra; el tambor arará es llamado conga, mientras conga es la denominación que se emplea para el paso de desfile de las comparsas carnavalescas, por ejemplo.

La conga apareció a inicios del siglo XX, cuando los vecinos de diferentes barrios urbanos se organizaban para desfilar en los carnavales, aunque en la etapa colonial las congas se ejecutaban en las fiestas de los santos patronos; por eso en algunas regiones en que los carnavales no tienen mucho relieve, la alegría colectiva se ameniza con las congas.

El conjunto musical que interpreta la conga puede estar integrado por tres o cuatro tumbadoras, cencerros y objetos de hierro percutientes, sartenes, bombo y en ocasiones trompeta, trombón o saxofón. En Santiago de Cuba se agrega a estos la llamada corneta china, elemento que distingue al ritmo en esa región del país.

La ejecución danzaria tiene diferentes denominaciones. Se le dan, por ejemplo, nombres como rumba camagüeyana, changüí de charangas, parrandas, Montompolo y Sogón. Es un baile colectivo en el cual los danzantes se desplazan libre y espontáneamente, sin coreografía o pauta. Los intérpretes no usan un vestuario especial y la finalidad es divertirse.

Las más antiguas congas camagüeyanas son Los Comandos, La Farola, Los muchachos Pimienta, La Catedral, Los Tinajones, Los Pulpos, La Estrella y Los Caribes. En el municipio de Esmeralda es tradicional la conga Los Gigantes de Sola. Hoy como instrumento y como baile –carnavalesco o de salón– se interpreta en todo el mundo y en Cuba, en toda clase de festividad.

La fiesta por la pelota sigue en pie; por decidir los que pasarán a las finales del clásico cubano de beisbol, los cienfuegueros aspiramos a que otra vez nuestros Elefantes se ubiquen entre los cuatro grandes. Ojalá la conga de Industriales que tomó las calles de la ciudad sea presagio de la anhelada derrota azul, así lo desea la afición verde –claro, los contrarios, por los suyos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cubanísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s