Consejos para ser un buen longevo

Sonreírle a la vida para mantener la salud

Sonreírle a la vida para mantener la salud

Por Boris L. García Cuartero

Estoy a punto de cumplir los cincuenta años de edad –en agosto me toca, aunque no los oficializo hasta septiembre, por culpa de mi padre que me inscribió mal, aunque respetó el año- y ya no se si es una bendición o una desgracia. Por un lado avanza la ¿madurez?, por el otro no consigo estar a gusto con el puro, temba y otros calificativos que endilgan los muchachos… bueno, es que uno lo hizo también…

Lo cierto es que leyendo la prensa me encontré un interesante trabajo sobre los criterios de la longevidad, a propósito de la celebración en La Habana del X Seminario Internacional Longevidad Activa y Satisfactoria. Me reconforta, al menos, la creciente preocupación mundial en torno a la vejez, porque la tendencia es precisamente a más personas adultas en el planeta y las condiciones de vida han de cambiar.

Estoy harto de leer consejitos por aquí y por allá; que si evitar el sol para no arrugarse –en pleno trópico y con sombrilla no ando, la dejo dondequiera-, que si las cremas –las pocas en el mercado están carísimas- que si hay que cuidar la boca –sin comentarios, póngase a bobear y no coma esto o aquello que de una anemia no se escapa-, que si el buen humor… ves eso sí me gusta… aunque a veces monto tremendos berrinches… dicen que es la edad…

Y parece que sí, ese es el consejo más generalizado. Mantener la alegría en todo momento, sonreírle a la vida, a mandíbula batiente… y que se le arruge el rostro, es preferible a que se enferme el alma, porque esa dolencia si que no tiene cura. Según estudios realizados a personas centenarias, el mal carácter y la tendencia a quejarse de manera continua acortan la vida, por el contrario, tener un buen humor la alarga.

Según una investigación publicada por el sitio web http://www.medicina.com.mx el ser humano siempre ha tenido a su alcance un arma curativa que no ha sabido aprovechar, que es la risa. Una defensa contra dolencias, ansiedad y depresión.

Esta importante herramienta que poseemos a los seis meses de haber nacido, no es utilizada para obtener los múltiples beneficios que esta ofrece.

Investigadores de todo el mundo afirman que cinco minutos de risa equivalen a 45 de ejercicio ligero, y si se exterioriza a carcajadas ayuda a que la circulación sanguínea sea más eficaz, proporciona masaje vibratorio a todo el cuerpo, aleja temores, elimina toxinas y fortalece al sistema inmunológico (aquel que nos defiende de infecciones).

Si a usted le parece que reír no es una solución para los problemas, se equivoca. Cada vez que tenga la oportunidad de tomarse en gracia las situaciones cotidianas que en general lo tienen a mal traer o ve como imposibles de solucionar, ríase que seguramente le ayudará a ver distinto el problema.

Las virtudes son muy claras: mejora la respiración, fortalece al corazón, facilita la digestión, disminuye la hipertensión (presión arterial alta) al incrementar el riego sanguíneo y fortalece los músculos. Asimismo, eleva la autoestima y confianza en personas con depresión, elimina pensamientos negativos y sensación de miedo, ayuda a minimizar problemas y combate el insomnio.

En cambio existen determinados factores que contribuyen a acelerar la vejez, en primerísimo lugar los hábitos tóxicos como el cigarro, el alcohol, las drogas duras, el sedentarismo, la obesidad, el estrés crónico mantenido y los prácticas inadeacuadas de alimentación. Según la lista de condicionantes a estas alturas estoy embarca´o, porque salvo dos o tres, el resto… incluidos el cigarro y el alcohol; de este último por cierto, será para aquellos que beben todos los días, supongo; ¿igual para el resto? Hummmm.

En fin, se habla además de la información genética –los hijos de longevos viven mucho más- de la terapia génica, que ayuda a estirar la existencia y también la calidad de vida… pero en lo que nos enredamos en esas prácticas médicas, existen otras fórmulas igual de eficaces y a la mano de quienes tenemos pavor mirar siquiera un hospital.

Hay que mantener la combatividad y el optimismo, sin abusar del criterio que cualquier tiempo pasado fue mejor –difícil, pero en fin, dicen no abusar- y ser lo suficientemente maduros como para poder reírnos de nosotros mismos. Ya es suficiente con que me manden a teñir el pelo, ponerme un pircing, cambiar la ropa chea, pelarme a la moda, sumarme a bailar regetón cuando sales con los muchachos del trabajo y para colmo ¡hay que reírse de uno mismo!

En fin, no es malo llegar a viejo, además quién dice que soy viejo… con cincuenta años se empieza a vivir… ah, y que me quiten lo bailao…

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Sociedad

4 Respuestas a “Consejos para ser un buen longevo

  1. Pepillo, has mejorado un montón, leo y no lo creo, pero tienes mucha razón. Por mi parte que ya lle-gué a la media rueda con prole adolescente puedo dar fe de ello, y agregar que cada vez nos acercamos más
    a la niñéz donde aún con los avatares de aquel entonces, fuimos muy felices y unidos. Hoy siento una gran nostalgia por todo lo vivido y compartido, a pesar de que algunos momentos no fueron los me-jores y hubiese deseado no haber pasado por ellos; pero, fue lo que me tocó vivir y con estoicismo lo he ido superando. Viejo, perdón pepillo, de todo corazón, un abrazo de tu hermano de siempre. Sixtico

    Me gusta

  2. MI hermano, he mejorado un montón, ya no soy el loco de antes, soy responsable, mesurado, adecuado… ¿me crees? jajajaja verdad que vivimos tiempos irrepetibles, en los cuales hicimos la amistad-hermandad que nos une a muchos, pese a las distancias. Te felicité el día de tus 50, los míos están por llegar. Espero no te hayas convertido en un viejo majadero y grúñón con tus muchachos, mira que si le contamos muchas historias quedarás muy mal parado… un abrazo, tu hermano Boris

    Me gusta

  3. Manuel

    Antes de nada quiero felicitarte por la gran oportunidad de comunicarte por el ciberespacio desde mi querida Cienfuégos.
    Hola Boris, bastante completo tu articulo el cual resumo en la frase cubana de “no hay que cojer lucha” jejejeje. Aunque a mi parecer te voy a añadir una observación particular y es que todo depende desde el punto de vista de donde lo mires.
    Para Ti, 50 años es una meta cumplida, para mi que tengo 58 seria una bendición jejeje. Anteriormente comentaste que tiempo pasado fué mejor, pues enhorabuena porque entras en una década de la que será bastante mejor que cuando empieces la de los 60 o 70.
    Un abrazo de Manuel esposo de tu vecina Tuti.

    Me gusta

  4. Manuel ojalá tuviera 20 jajajajaja pero en breve serán 50 y también serán una bendición, nada de temores por llegar a la media rueda, hay suficiente experiencia acumulada como para seguir adelante con la vida, sin coger y cogiendo lucha de vez en cuando. Todo tiempo presente también es bueno si se encara la realidad y que vengan años coterráneo, habrá que asumirlos con dignidad, otro abrazo desde Cienfuegos, la linda ciudad del mar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s