Huracanes a la vista… o adivina, adivinador en temporada ciclónica…

Por Boris L. García Cuartero

Comienzan las preocupaciones por la temporada ciclónica –desde el primero de junio hasta el 30 de noviembre- sin que el mes de mayo apenas rebase la primera quincena. Y no se trata de restar importancia a la cercanía de la temida época del año, sino de prepararse para enfrentarla.

De acuerdo con informaciones reunidas por instituciones científicas que estudian las variables meteorológicas en el área atlántica y del Caribe, el período tendrá un comportamiento de normal a poco activo. Deben formarse diez ciclones tropicales en el Atlántico Norte, cinco de los cuales podrán alcanzar la categoría de huracán.

En el océano Atlántico se prevé el desarrollo de ocho ciclones tropicales, uno lo hará en el Caribe y otro en el Golfo de México. Se dice que la probabilidad de que surja y tome fuerzas un huracán en el Caribe es baja, mientras predicen como moderada la probabilidad de que otro penetre en el Caribe a través de la ruta atlántica.

Azote de huracán Michelle a Cienfuegos

Azote de huracán Michelle a Cienfuegos

Los detalles empiezan a publicarse en todos los medios de comunicación del área geográfica de asedio. Se iniciarán las especulaciones, los vaticinios aventurados y comparativos, el augurio de trayectorias y algún aprendiz de hechicero popular dictaminará el paso de meteoros por aquella o esta región, en virtud del tiempo transcurrido sin asomar la mezcolanza aciaga de vientos y lluvias a escala inusual.

Agradecida profesión la de los meteorólogos y demás especialistas relacionados con esta ciencia; desagradecida a la vez por cómo les exigimos, cuan si fueran adivinos con bola de cristal y todo, para tirar a raudales el agua sobre nuestros techos o desviar la ruta de huracanes hacia el lugar donde menos daños provoquen.

Y tal curiosidad es propia del género humano, más tratándose de fenómenos que arrasan a su paso con lo viejo y lo nuevo, vencido o no; que dejan secuelas imborrables en la mente y el cuerpo de las personas; que nos complican la existencia, pues las soluciones luego serán demoradas, pese a la buena voluntad de gobiernos y pueblos.

Por si acaso, en Cuba realizaremos entre el 19 y 20 de mayo el Ejercicio Meteoro 2012, para refrescar las medidas que adoptaremos ante la posibilidad real de azotes huracanados y para poner en tensión a todas las fuerzas que unidas hemos de disminuir las vulnerabilidades. El pronóstico se cumpla o no es bueno saberlo, pero cuando aparezca la primera depresión tropical, tormenta o huracán cerca del país, entonces sí que valdrá la pena estar informado.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s