El español nuestro de cada día…

Por Boris L. García Cuartero

…y al idioma me refiero, no a la avalancha de nacionalizados ibéricos de mi país –que no los critico, porque cada quien “escapa” como puede-, ni mucho menos a los nacidos en el europeo país, ahora en franca crisis según los medios de comunicación… aunque los primeros bien merecen un tratado, pero será en otro momento.

Por ahora me concentro en El libro segundo de los gazapos, una suerte de consulta de cabecera para quienes el idioma nos es imprescindible en nuestra labor. El español bien hablado y escrito –a lo cubano, pero sin chabacanerías ni disparates-, aunque a decir verdad, quien siga a la Academia… es como para volverse loco…

Fernando Carr Parúas compila en este segundo volumen los comentarios aparecidos en la columna Gazapos de la revista Bohemia. Por esta vez solo contiene los publicados entre 1998 y 2005, pero también actualiza los últimos dictámenes registrados en el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua –estoy tentado a escribir aquí el mote ganado, según un colega amigo, pero no lo haré por respeto a los académicos.

Publicado por la Editoral de Ciencias Sociales en 2011 ahora es que llegó a mis manos –de ahí la novedad, para mi, claro está- y me incluyo entre los asombrados, ante tantas palabras mal empleadas, dichas y publicitadas, este último término a fin de cuentas, ya ni se si está bien o mal utilizado, lo cierto es que los medios de comunicación llevamos la peor parte…

Y no es que exista una falta de profesionalidad entre los comunicadores, creo más bien que seguirle la rima a la Academia se ha vuelto un tanto difícil –y no me justifico, como tampoco apoyo la propuesta de nuestro ilustre Gabriel García Márquez, a quien una vez se le ocurrió decir que debiera escribirse como uno quisiera, sin tantas reglas ni normativas… se imagina que ahora mismo estampara aquí: kiero escrivir una nobela, mas el tiempo y el talento zon una deslear conpetemsia.

¡Qué dirían los doctos!

Me precio de conocer y hablar con corrección –lo digo con modestia… es más, pisoteo la modestia- pero entre mis “descubrimientos” estuvo un error bastante común, y tengo mis dudas, incluso, de que si alguna vez conjugué estas palabras y transcribo:

¿bouquet, ramillete o ramo... de flores?

¿bouquet, ramillete o ramo… de flores?

“Tampoco es necesario expresar un ramo o ramillete de flores, pues de una de las acepciones de ramo es conjunto o manojo de flores, ramas o hierbas aromáticas o de una y otra cosas, ya sea natural o artificial y uno de los significados de ramillete es ramo de flores o hierbas olorosas formado artificialmente. Si nos atenemos a estos significados, el nombre de ramillete, por lo de flores o hierbas olorosas, debe aplicársele solamente a un ramo pequeño, pero de flores o hierbas naturales, que son las olorosas”.

Sin comentarios, y cito otro ejemplo:

¿chubasco o lluvia?

¿chubasco o lluvia?

La primera acepción de chubasco es chaparrón o aguacero con mucho viento. Así que la idea de que un chubasco es un aguacerito o una simple lluvia ligera, está totalmente errada. Sin embargo, chubasco tiene otra acepción –de la especialidad de la Marina-, pues así se le llama al nubarrón oscuro y cargado de humedad que suele verse en el horizonte repentinamente, empujado por un viento fuerte, y que no siempre se resuelve en agua. De tal manera según termine o no en un aguacero, se denomina a este evento chubasco de agua o chubasco de viento.

Por su parte, lluvia es la acción de llover, esto es, el agua que cae de las nubes, simplemente.

Para sentenciar más abajo:

(…) cuando en el parte meteorológico aparecido en el periódico, bajo el título El tiempo, dice: En la tarde estará parcialmente nublado con asilados chubascos y lluvias que ocurrirán (…) no hay error, no hay repetición, pues como hemos visto, el chubasco tiene características distintas a la lluvia, y además, puede haber chubasco con agua o sin ella.

No quiero buscarme problemas con los académicos, pero consulté con un respetado especialista de la Meteorología y me dijo categóricamente que chubasco es una lluvia a intervalos, es decir, llueve, sale el sol, vuelve a llover o no y que puede estar acompañada por vientos o no…nada de nubes, ni nubarrones en el horizonte o algo que se le parezca…

El idioma es un organismo vivo, tanto es así que nuestra Real dictadora del buen decir –lo de dictadora es por dictar, o ¿será algún invento mío con la lengua?- de vez en cuando se nos aparece con cada inclusiones en el diccionario español que meten miedo o nos pone a correr suprimiendo guiones, acentos, entre otras. Alguien me comentó que era correcto decir subir para arriba y bajar para abajo…

Discrepancias aparte, El libro segundo de los gazapos es una excelente herramienta para debatir en las redacciones periodísticas y en cuanto rincón hispanohablante haya alguien dispuesto a pronunciar correctamente este español nuestro de cada día… lo recomiendo, cuesta solo 15 pesos y fíjese que dije pesos, para mi es moneda nacional, los otros son cuc… ¡hablemos bien, por favor!

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

2 Respuestas a “El español nuestro de cada día…

  1. Hi I am Scott Lee, an analyst, consultant, speaker, strategist and writer on topics related to digital content technology.
    Interesting post!
    wedding dress shops

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s