Días de asueto

Por Boris L. García Cuartero

Para mi han sido solo a medias. Por razones de trabajo he tenido que ir y volver al Telecentro en unas cuantas oportunidades: grabaciones, edición… aunque un poco del tiempo también lo dediqué a caminar por la ciudad –algo para lo que el tiempo es a la vez escaso- y por supuesto me llegué hasta Guantánamo, gracias a la magia de la televisión.

Raúl –el Presidente cubano, aunque se diga con cierta familiaridad, y es que así somos los cubanos- conminó una vez más a trabajar, a erradicar las situaciones que aún nos estancan, a combatir los comportamientos impropios de ciertos funcionarios y la cadena que conforman para vivir del socialismo caribeño, todavía imperfecto, pero viable si no se perdieran el ímpetud o la vergüenza en el camino de arriba hacia abajo.

Guantánamo ilustró para el resto de Cuba y el mundo, la guapería cotidiana, a fuerza de sobrevivencia en una realidad interna y externa bastante convulsa, por razones económicas que golpean por igual en cualquier latitud, sea el sistema político social que sea, solo que en el nuestro lastran años de empeños aún mayores por salir adelante.

Pesan la costumbre que hace esperar con la boca abierta que desde arriba se tracen las pautas; fastidia la mentalidad –e incluso la mala mentalidad- de algunos, todavía con la inercia a cuestas, quizás porque les convenga el inmovilismo o porque les falta capacidad para montarse en una época que exige audacia, cambiar lo que deba ser cambiado. Se nos viene encima un momento decisivo, porque las nuevas generaciones han sido formadas entre vientos huracanados de toda índole.

Se sabe que el momento es ahora, porque la gente espera e incluso desespera; conocemos que no habrá concesiones, aunque la mesa esté servida –como bien dijo el Presidente- y esa máxima desinfla a la llamada disidencia, mientras llena de optimismo a los que disienten de lo mal hecho para que el beneficio se multiplique por la Isla, como los panes y peces del pasaje bíblico.

Para quienes trabajamos en los medios de comunicación en provincia, tendremos la competencia del canal olímpico como primerísima opción del gran público. Las Olimpiadas de Londres acapararán por estos días la atención de los televidentes y para los simples mortales que intentamos realizar programas el reto es mantener nuestra audiencia… cumplirlo será apropiarnos del reclamo a trabajar más y mejor.

Son días de asueto, por los meses de verano –con playa, calor y sol fuerte incluidos-, pero han de latir la voluntad y la esperanza, para que no hayan más equívocos…

.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cubanísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s