Mi amiga Olguita, la emigrada…

Por Boris L. García Cuartero

Con Olguita restablecí la comunicación cuando nos encontramos en las redes sociales. Hace años decidió no regresar a Cuba, una vez que salió para cumplir misión médica en un país latinoamericano… desde entonces penden sobre ella los cartelitos de traidora y desertora y con tales calificativos ni soñar con venir a ver a su familia, ese fue el castigo impuesto a su resolución, que nada tuvo que ver con asuntos políticos.

Por estos días anda muy alegre. También yo me alegro, pues casi siempre nuestras conversaciones en la red giraban en torno a su desacuerdo y tristezas acumuladas en estos años de emigrada…”todo porque quería una vida mejor para mi descendencia, todo por ayudar a los míos, estaba cansada de pasar tanto trabajo… estudié, doblé el lomo y nada, mi amigo, no veía el sol que tanto nos quemó lo mismo en la playa que en el campo”. Respeto su decisión.

Resulta que Olguita está pendiente a las anunciadas flexibilizaciones de la Ley Migratoria cubana y ahora podrá regresar a su país de origen, al que añora desde la distancia… pues según el Decreto Ley que entrará en vigor en enero próximo se normaliza la entrada temporal de quienes emigraron ilegalmente después de los acuerdos migratorios de 1994, si han transcurrido ocho años desde su salida; tal es su caso.

Se contenta porque otros en igual situación también lo podrán hacer, pues los profesionales de la Salud y deportistas de alto rendimiento que abandonaron el país luego de 1990, si han pasado ocho años de ese hecho, podrán respirar el aire de su Patria, salvo aquellos, dicta el cuerpo legal, que se fueron a través de la Base Naval de Guantánamo y se aluden razones de defensa y seguridad nacional, cuestión esta muy lógica.

Por otra parte, con las nuevas medidas se amplían las causas de repatriación, por ejemplo, para quienes salieron del país con menos de 16 años, y también por otras razones humanitarias. Regularizan las visitas de los que emigraron ilegalmente con menos de 16 años y en ese caso no tienen que esperar los ocho años transcurridos después de la salida.

Olguita tiene sus dudas, dice irá al consulado cubano a preguntar más, no obstante, creo nos veremos pronto en Cuba para contarnos el uno al otro cómo nos ha ido en la vida, qué sueños han sido cumplidos y cuántos quedan pendientes, recordar los buenos tiempos de la juventud y hasta quizás me confiese porqué no encontró lo que buscaba, a pesar de tener el carro del año, una hermosa vivienda con vista al mar y grandes ventanales, una suculenta cuenta bancaria y otras comodidades, impensadas en Cuba para el más común de los profesionales.

Como mi amiga de la juventud a muchos otros les ocurrirá lo mismo. Algunos querrán quedarse para siempre en su terruño para retomar el camino que dejaron trunco por alguna razón, solo que tendrán que sumarse a una larga batalla para la que hace falta temple y volver a sumirse en el sueño de construir y reparar, para que un buen día desaparezcan las penurias… no todo el mundo lo ha tenido, no todo el mundo lo tendrá en los años venideros… lo que si no podrá arrancarse por decreto es la cubanía con que se nace, aunque ciertos paisanos la nieguen una vez puestos los pies fuera de la Isla.

Esos que ladran en cualquier tribuna, insultan, arremeten contra sus iguales, han convertido el odio en negocio y se atreven a tildarnos de vagos, pacotilleros, recostados a los pesos del exilio y ansiosos por salir de aquí para seguir en el vacilón que presuponen es la cotidianidad en Cuba… pobres de espíritu y peores en su comportamiento… con esos nada tiene que ver la amiga de esta historia y otros tantos que andan por el mundo.

Se hace justicia, rectificar es de sabios.

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

2 Respuestas a “Mi amiga Olguita, la emigrada…

  1. Barbaro H.Morales García.

    Bueno es justo,necesario y muy prudente que este asunto tan álgido tenga al fin una solución practica,que sin lugar a dudas,traerá la alegria para muchos compatriotas que añoran volver a ver el azul de nuestro cielo.

    Me gusta

    • Eso es lo que esperamos todos, en aras de la justicia que siempre hemos preconizado, es un buen paso el que ha dado el Gobierno cubano. Creo que antes le cuidábamos las fronteras a muchos países, es cierto que había sus restricciones, era tiempo de rectificar y se ha hecho, veremos cómo se desenvuelve este álgido asunto una vez entradas en vigor las medidas. Gracias por tu visita al sitio.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s