Las tribulaciones de un cienfueguero en Santa Clara

Por Boris L. García Cuartero

 

Bulevar de Cienfuegos

Bulevar de Cienfuegos

Soy cienfueguero de pura cepa y como nativo, siento el orgullo común por el lugar donde vivo, mas… que nadie me acuse de “vendepatria”, pero lo que vi en la cercana Santa Clara es como para mudarse y olvidar los aires de mar que tanto reconfortan el espíritu citadino, así como “vacilar” la amplitud de nuestras calles y aceras, entre otros “únicos” lugares que nos hacen gritar donde sea el lugar de procedencia…

 

Bulevar de Santa Clara

Bulevar de Santa Clara

Explico que por razones familiares viajo al centro cubano desde mi infancia, luego mis estudios de juventud transcurrieron allí y siento el apego –como cualquiera- por las sentadas en el parque Vidal, vi las películas de entonces en el cine Camilo Cienfuegos, corrí tras las atestadas guaguas, disfruté de una gastronomía sin par y esa “sabrosura” de sus gentes, siempre cordiales… Santa Clara es la otra ciudad que más me gusta a mi…

He regresado una y otra vez en diferentes etapas y siempre me asombra que conserva esas cualidades que admiro y más. Hace apenas unos días estuve por allá y cuál no sería mi sorpresa al encontrarme en PescaVilla –mercado donde se venden productos del mar- filetes de tiburón y raya, lo mismo frescos que salados; cajas de camarón a un precio inferior que en Cienfuegos -¿no cobrarán impuestos por el traslado al centro de la tierra?-, hamburguesas, croquetas y masas de pescado… y yo vivo al lado del mar…

En contraposición, en nuestros mercados especializados, un pobre abastecimiento nos brinda la posibilidad de comprar tencas –que nada tienen que ver con el mar-, algún que otro pescado que al decir de mi abuela son comida de gatos, y croquetas. Ese es el más estable, lo demás, si tienes suerte en el momento de la venta… ah y la caja de camarones enteros a 140 pesos, más de la mitad del salario medio del más común de los mortales cubanos… y aquí sí parece que el impuesto es alto…

En dulcerías por donde uno pasa y sin grandes concentraciones –colas, quise decir-, puede degustar, aunque sea con los ojos, buena variedad de dulces; los ahumados están ahí, en franco desafío al más común de los bolsillos, pero ahí, para que al menos una vez al mes usted los pueda adquirir… en mi Cienfuegos parece que están en falta las sales de nitro, porque ni patas, ni cabezas, ni costillas, ni lacones, ni el copón divino pasan por ese proceso y mucho menos están a la venta.

En los mercados agropecuarios la misma situación.¡Hasta papas vendían en Santa Clara y con precios diferenciados! Todavía no salgo de mi asombro… a peso la libra de las más grandes, a 80 centavos las pequeñas… y boniato, y plátano, y malanga, y yuca, y naranja agria, y col, y tomates, y el copón divino… de regreso a mi ciudad, pasé por el más cercano a casa: solo plátanos a la venta…

Hasta en las tiendas comercializadoras en divisa encontré lo que no hay en mi Cienfuegos… y yo con el orgullo a cuestas… pero no hay que exagerar, tengo que admitir que en el centro de la Isla parece que se vive en otro mundo… aunque no, ese razonamiento es infantil… en el centro de la Isla parece que hay más gestión por parte de sus administradores, parece que hay más producción en sus campos, parece que su gente trabaja más y merece más…¿?

Tuve y tengo que admitirlo aunque se me recoman los hígados, es como para mudarse o de lo contrario, ir y regresar al terruño con una jaba cargada de cuanto puede hallarse allá que no encuentra aquí… claro, mi pobre tía quien recién se mudó en la propia ciudad recibe el agua cada diez días, algo que no ocurre en Cienfuegos…

Nada, que con ventajas y desventajas vamos sorteando la cotidianidad en esta parte de Cuba, pero me inquieta una interrogante: ¿qué pasa en mi Cienfuegos…? Y me respondo: no hace falta una fértil imaginación…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

2 Respuestas a “Las tribulaciones de un cienfueguero en Santa Clara

  1. Suini

    Magnifico como siempre Boris, un abrazo

    Me gusta

    • Gracias hermano, creo que soy el cienfueguero admirador nmero de Santa Clara.. tambin de sus gentes, sobre todo de mis eternos amigos de nuestros buenos tiempos de estudiantes y no se trata de deudas de gratitud, sino de ser justos. un abrazo desde la ciudad que ms me gusta a mi.

      ________________________________

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s