Se sabe… pero no se aprende…

Por Boris L. García Cuartero

Prevenir es la única forma de no enfermar

Prevenir es la única forma de no enfermar

…es evidente ante el crecimiento que ha experimentado la pandemia en los últimos años. Y es que las personas saben qué es el VIH/ SIDA, pero muchos no aprenden a cuidarse, no hay percepción del riesgo y el peligro sigue latente, incluso, se traslada el contagio a grupos etarios antes libres de poner la vida en un hilo… solo, quizás, por un momento de placer.

El mundo tendrá este primero de diciembre otro día de respuesta al VIH/SIDA. A los ciudadanos de este planeta, parece, no nos basta con las guerras, el hambre, la miseria, la desigualdad, el cambio climático y sus consecuencias… pues tampoco cuidamos la salud  -y dejo a un lado las enfermedades curables que hacen tanto estrago entre los desposeídos de la Tierra- las cifras son espeluznantes: más de 25 millones de personas han muerto en los tres últimos decenios y se calcula que la infección supere los 35 millones de seres humanos, distribuidos por todo el orbe.

Veamos algunas cifras que ilustran cómo se comporta el grupo más vulnerable: los hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), así como otros que no escapan a la enfermedad en Cuba: Desde el año 1986 y hasta el pasado 2011 los varones diagnosticados ascendían a 12 mil 792, mientras en la mujeres el número era de tres mil 032; de esos los HSH ocupaban el primer lugar, con 11 mil 283 casos.

En números porcentuales: los hombres el 80 por ciento, de esos los HSH el 88,2 por ciento y las mujeres el 19,2. Y aunque parezca increíble millonaria también es la cifra de recursos financieros que se destinan a la campaña de prevención, dígase en preservativos –su uso es el único método eficaz para evitar enfermarse, hasta el momento- en medicamentos antirretrovirales, en capacitación del personal de salud, en información, ya sea gráfica o mediante charlas de los promotores…

Hay que escuchar de estos últimos –muchos diagnosticados- desgarradoras vivencias, insólitas confesiones de ingenuidad o de “a mi no tiene porqué tocarme”, incluso del desprecio de sus semejantes, hasta ese minuto aparentemente sanos, pero vulnerables, como todo ser viviente y pensante, igual de capaz a cambiar un momento de placer desprotegido por el estigma que todavía genera ser portador del VIH.

Se conoce, lo asegura una nota descriptiva de la Organización Mundial de la Salud:

Es posible inhibir el VIH mediante tratamientos que combinan el uso de tres o más fármacos antirretrovíricos, que, si bien no curan la infección, inhiben la replicación del virus en el organismo de la persona y permiten que su sistema inmunitario recobre fortaleza y capacidad para luchar contra las infecciones. Gracias a la terapia antirretrovírica, los infectados por el VIH pueden llevar una vida sana y productiva.

Más de 8 millones de personas infectadas por el VIH en países de ingresos bajos y medianos estaban recibiendo tratamiento antirretrovírico a finales de 2011. De ellos, 562 000 eran niños. Eso significa que se ha multiplicado por 20 el número de personas sometidas a ART en los países en desarrollo entre 2003 y 2011, y además se ha registrado un aumento del 20% en solo un año (de 6,6 millones en 2010 a más de 8 millones en 2011). A finales de 2011, el 54% de las personas elegibles para ello estaban recibiendo tratamiento antirretrovírico. La cobertura alcanza sus mayores niveles en América Latina (70%) y el Caribe (67%), seguidas por el África subsahariana (56%), Asia (44%), Europa oriental y Asia central (23%), y es menor en Oriente Medio y el Norte de África (13%).

En 2011, el 57% de los aproximadamente 1,5 millones de embarazadas infectadas por el VIH en países de ingresos bajos o medios recibieron antirretrovíricos eficaces para evitar la transmisión a sus hijos, frente al 48% de 2010.

Pero es evidente, no se aprende. No bastará con recordar la tragedia este primero de diciembre; el mundo gira y los humanos también… con la irresponsabilidad a cuestas y en tantos sentidos, que al borde del abismo hemos puesto nuestra propia existencia… el VIH/SIDA es apenas una arista para pensar en cada acto humano.

 

 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad

2 Respuestas a “Se sabe… pero no se aprende…

  1. Hi there, just became alert to your blog through Google, and found that it is really informative.
    I am gonna watch out for brussels. I will be grateful if
    you continue this in future. Numerous people will be benefited from your writing.

    Cheers!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s