Complicados días…

Por Boris L. García Cuartero

fiestaSon los días finales del año. Casi todo el mundo “tira el cable a tierra” y resolver cualquier problema, situación o dificultad se convierte en una odisea… hasta el trámite más simple deviene pesadilla; son los días que cerrarán el 2012 y para muchos -en buen cubano-  es igual a “fiesta y pachanga”.

De pachanga estoy desde mediados de mes, y no precisamente como quisiera. Sin teléfono y como consecuencia sin conexión a internet, ¡qué manera de intentar resolver el problema como el más común de los mortales! pero lamentablemente –o por suerte- tuve de recurrir a métodos no convencionales, así que a la carga y con las cuentas claras…

Tan claras que me reservo la solución a mis pachangas –y ahora si literalmente dicho. Son los días finales del año y me tomo un tiempo para repasar sus últimas jornadas: esta vez me libré de la familia el 24 de diciembre en casa, así que pasé una noche buena de verdad, pues como invitado no es lo mismo que como anfitrión y me ahorré hasta el fregar la losa después de la cena…

Por esa fortuna de la cual gozamos algunos humanos, me declararon feriados los días de grabación habitual, así que tuve que correr con guiones, grabaciones y ediciones a destiempo; me toca la revista que haremos para finalizar el año en el canal y llevo un mes de preparativos con un equipo insuperable, sobre todo mis dos productoras que han guapeado como unas locas para conseguir lo que no tenemos en el estudio…

La tranquilidad me llegará el día 30, cuando al “bate” de la programación tendré que manejar a un grupo de locos –los prefiero, antes de empujar a bobos- que pretende arrastrarme al filo de las doce de la noche hacia la discoteca Benny Moré para despedir entre colegas este 2012, que para fortuna de más humanos no termina en cataclismos ni fenómenos que nos harían desparecer de la faz de la Tierra.

…tengo unas ganas de contar todo lo que pasé y me hicieron pasar hasta lograr conectarme, pero mejor lo dejo para escribir un libro, al que bien pudiera titular La dulce locura o La incompetencia de los congéneres o quizás algo más literario, en género crónica y si inventaran un género para agrupar y trasmitir todo el encabronamiento, mejor…

Mejor me reservo las energías para ensayar el programa, ponerlo al aire e irme de farras con mis colegas de revista farandulera de fin de año… ah, y para recibir a la familia el 31 en casa… ya pidieron el menú, ya exigieron las bebidas a ingerir… y no han puesto un kilo, pero como son días de fiesta y pachanga, pues a esperar el primero de enero con la alegría que nos caracteriza a los cubanos…

Tendré que dedicarle unas líneas a otros asuntos más profundos, terrenales y divinos, así que también me reservo algunas energías para los dos días que le quedan a este año, siempre con la preocupación de que al llegar a casa me encuentre nuevamente el teléfono interrumpido o la conexión que no entra… será como…mejor ni pensar en eso…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cubanísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s