La vida sigue igual

Por Boris L. García Cuartero

Foto publicada en FB por Adonis Subit

Foto publicada en FB por Adonis Subit

Mi colega y amigo Adonis Subit ha dado seguimiento al comportamiento de los cubanos –de los cienfuegueros en particular- una vez puestas en vigor las regulaciones o modificaciones a la Ley Migratoria, algo esperado por todos los coterráneos y que despertó gran interés fuera de la Isla, más para aquellos que por diversas razones no se han llegado hasta acá en muchos años.

De igual manera suscitó suspicacias –y hasta muy malas intenciones- entre quienes no nos quieren bien, al pensar en largas filas en las oficinas estatales encargadas de los trámites, así como agencias de viaje y aeropuertos, pero la vida sigue igual, puesto que estamos autorizados por ley a viajar, no obstante cada país tiene sus regulaciones, y del dicho al hecho va mucho trecho.

Ahora seguro dirán que no tenemos dinero suficiente con qué salir al exterior –y tendrán alguna razón- o que sencillamente, después de tan prolongada prohibición, la gente tiene sus miedos a lo desconocido o se creerán que todo fuera de Cuba anda patas arriba, aunque los mercados del mundo estén abarrotados de lo que aquí no hay o que traer “pacotilla” es un buen negocio que pronto será cerrado por las autoridades aduaneras de la Isla.

Nada, que siempre estamos en el punto de mira del resto del planeta –y créame que eso nos hace sentir importantes. Lo real y maravilloso es que no hay avalanchas de presuntos viajeros, ni desesperados por abandonar el “infierno comunista del Caribe” o ansiosos de libertades de expresión, conducta o tener y tener, más bien recobramos un derecho, que se extiende a los profesionales de la Salud, por un momento preocupados por su condición de excepcionalidad.

Cierto que a muchos nos gustaría visitar parajes exóticos del orbe, ver el desarrollo creciente de buena parte de la civilización humana y hasta las miserias compartidas por el resto de los semejantes, pero, y vuelvo con la cubanía, del dicho al hecho…

Por mi parte espero compartir con algunos de los amigos que decidieron no regresar un día –para que me cuenten sus experiencias y me inviten a tomar unas cervecitas, que nunca está de más- mantengo el sueño de irme de vacaciones algún día a Honolulu o Ipanema, aunque para lograrlo tendré que hacer malabares con mi salario o esperar que algunos de mis buenos amigos en el exterior contribuyan con la buena causa…

Mientras, la vida sigue igual, cada uno en lo suyo. Quizás compartamos sueños, pero como dice una conocida tonada la vida es una ilusión, una esperanza y el mayor bien es pequeño, todo en la vida es un sueño y los sueños, sueños son…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s