Mi derecho a expresarme

Por Boris L. García Cuartero

Ni me acordaba que este tres de mayo es el día de la libertad de expresión. Lo noté porque comenzaron a aparecer artículos en la prensa mundial con sus consideraciones al respecto, y claro, cada quien halando para la parte que le toca… y como no podía dejar de joderle la vida a unos cuantos, pues aquí van las mías.

No lo hago con maldad… o sí, lo hago con maldad, porque a fin de cuentas soy libre para decir lo que me da la gana –mi gana, que conste- y es que me fastidia que me acusen de marioneta, comunistón, bendecido por aquello de la conexión en casa y más… aunque pensándolo bien, esos son libres de expresarse… igual que yo…

Y digo que me fastidia porque mi opinión parece estar errada de cabo a rabo, parece que por vivir de este lado, estoy condenado a ser un papagayo, un repite ideas y no creen que sean las mías. Ah, quienes me critican sí, esos sí tienen la verdad y como no “se buscan problemas” por no estar aquí, pues tienen toda la libertad para expresarse… a su manera…

Me jode que me quieran imponer sus criterios: que si los Castros, que si el fracaso socialista, que el país se cae a pedazos y los periodistas callados, e incluso hay quien me ha echado hasta su miedo, al expresar que los mudos de hoy serán los condenados del mañana… ¿y cuál será ese mañana? ¿cuándo falten Fidel y Raúl? ¿es que todo se irá al carajo porque falten los líderes históricos?

Ya lo dije en una ocasión, no creo en la prensa libre, ni en la libertad de expresión. Muchas veces por conveniencia, por educación, por mesura y hasta por miedo, nos tenemos que tragar más de cuatro cosas… si no fuera de esa manera, juro que ya le hubiera dicho unas cuantas barbaridades a mis vecinos del fondo, que me fastidian el fin de semana con su cantadera desafinada, o a más de un envidioso que te serrucha el piso o al inepto con capacidad de decidir… pero ¿y si me quedo sin trabajo?…¿y si me tengo que mudar porque me hacen la vida imposible? ¿y si falto a esto o lo otro…? libertad de expresión… que tire alguien la primera piedra…

Claro que el fenómeno no es tan simple, como acabo de simplificarlo ¿o no? Me tomo el derecho de creer en lo que creo, de cuestionar cuando me parece que no se anda bien, de decir de frente lo que pienso… muy a pesar de los censores y de la censura –una veces para bien y otras para cuidar ciertas apariencias que no entiendo, pero en fin.

Comprendo que la prensa cubana no es aún el reflejo de una sociedad que se transforma, que tampoco es la panacea universal, pero mucho menos la miseria de espíritu y otras miserias de que nos acusan aquellos que se creen libres para expresar lo que quieren y acusarme de mentiroso, incapaz, gacetillero y otros insultos…

¿Y es que yo no tengo el derecho de expresarme a favor de mi país, de mi gente, del sistema que conozco desde que tomé conciencia, a sabiendas, como dije, de que no es perfecto? ¿por qué entonces me convidan a tanta mierda?

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Sociedad

2 Respuestas a “Mi derecho a expresarme

  1. danitobr

    Reblogged this on danitobr.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s