Había una vez…

Por Boris L. García Cuartero

…un señor que no sabe el precio de la gasolina en CUC, no obstante, cada mañana calienta el motor de su automóvil y luego cumple el recorrido habitual de los niños a la escuela y la señora al trabajo…A los niños: “no se coman la merienda que les den, para eso llevan la suya en la mochila”…A la esposa: el beso y “chao mi amor, por la tarde te recojo, si estoy reunido, te envío al chofer, ¡no cojas guagua…!”

Desde su oficina refrigerada parece conocer todo lo que ocurre a su derredor. Entre secretarias, jefas de despacho y canchanchanes le mantienen informado de la gestión en su gerencia…y todo marcha viento en popa…para él…el cafecito del jefe, la meriendita del jefe, no se moleste en bajar, le traemos el almuerzo, ¿y si no le gusta? qué le compramos, el chofer lo puede ir a buscar… Nada de llegar a la oficina sin previo aviso, a los teléfonos ni contestar…los trabajadores en sus puestos, que se comuniquen por los mecanismos establecidos…

Para este señor todo es posible. Basta con levantar el teléfono y llamar a amigos, conocidos o comprometidos con algún que otro favor; el presupuesto es cosa de Economía; la atención a los trabajadores del Sindicato; para el resto de las organizaciones queda el trabajo hombre a hombre, para que nadie desvíe su manera de pensar y actuar…nada terrenal le es ajeno, ya conoce lo divino…los paseos, los fines de semana, las reuniones con los amigos…la buena comida y bebida…

Para las vacaciones otra llamada telefónica y asunto resuelto. Nada de sitios comunes, ni donde esta folclórica Isla haga del lugar su máxima expresión…necesita descanso, un sitio donde los niños puedan jugar tranquilos, sin que nadie les moleste, sin que se les acerque –también a él y su esposa- algún que otro conocido, o trabajador, porque ahí mismo les echan a perder esta tregua merecida, después de un año de tanto trabajo y sacrificios… (dígase aburridas reuniones, complacientes despachos, ires y venires al nivel superior, con hospedaje, desayunos, almuerzos, comidas y recreo incluidos)

La mentalidad de este señor es una, ¿quién se la hará cambiar? Su gestión administrativa es eficiente, se cumplen los planes del año, los gastos…bueno, los gastos son necesarios, sino se invierte en representación y se resuelven ciertos asuntillos, no hay puerta a la cual tocar cuando los problemas acechan…todo su contorno es confort, despreocupación, no hay estrés…total, las visitas de control se anuncian y si algo no está bien, pues hay tiempo para enmendar el error…

Quién le dice a este señor que la dirección ahora debe ser colegiada, luego de tantos años de mandar sin miramientos, de ser la cabeza pensante, el control absoluto y si las decisiones no gustan, pues que se busquen otro lugar donde trabajar, que ya bastantes problemas tenemos con rendir cuenta constantemente de nuestra gestión, para que también los subordinados quieran saber qué se hace con los recursos, cómo anda la economía empresarial, porqué ellos no pueden y él si puede…

Que se paren el resto de los carros, pero el suyo no, que bastantes responsabilidades tiene…y con este calor, porqué no construyeron más ventanas en el edificio, sin aire acondicionado aquí no hay quien esté, ahorremos con otras cosas, por ejemplo, desconecten los bebederos y póngalos una hora antes del almuerzo, así el agua estará al menos fresca…

¿A quién le voy a dejar las decisiones importantes? ¿Quién sabe mejor que yo el presupuesto que nos hace falta para comprar todo lo imprescindible, para garantizar el mejor desempeño de mi gente? Yo solo se que lo se todo y lo que no me lo imagino –pareciera decir.

A ese que por todo protesta, miren a ver cómo me lo trasladan de puesto de trabajo, fíjense a la hora que entra y sale, búsquenle cualquier problema y le dicen que su puesto de labor se convierte en otro…¿la comisión de expertos?, qué más da, si al final soy yo quien decide quién se queda y quién se va…los expertos no piensan, aunque sean cinco, yo tengo la última palabra –dice cuando algo o alguien le incomoda.

¿Cambiar de mentalidad, para qué? Para mi todo va bien…¿cambiarme? Si me podrán cambiar, pero de puesto de dirección…a lo mejor tengo menos asignación de gasolina y habrá que hacer algún que otro sacrificio; la oficina la pongo de acuerdo con mis necesidades y comodidades y que la gente se acostumbre a que soy yo el que mando, el que decide…y al no que lo cuadre…(se repite la misma fórmula, como para no cambiar, porque no puede cambiar, porque no quiere cambiar, porque no le conviene cambiar…)

…este señor el día del discurso o no estaba en casa o veía la serie de turno en el DVD y el pantalla plana de grandes dimensiones, luego no leyó el periódico, tampoco escuchó la radio y los comentarios de sus cercanos son para adularle…nada, que vive en otra dimensión, en esa en la que es muy difícil cambiar de mentalidad…

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Sociedad

8 Respuestas a “Había una vez…

  1. Barbaro H.Morales García.

    Perdone pero cualquier “directivo”,disculpe quize decir persona,que por su actuar se pueda parecer al personaje de esta historia es pura coincidencia……

    Me gusta

    • De estos Marcos Pérez tenemos muchos por acá, y lo peor es que no hay quien los mueva o parece que nos los quieren mover. Son un problema social, a la vista de todos, desafían la moral de todos, pudiera se ficción, pero lamentablemente son pura realidad.

      Me gusta

  2. Una pregunta obligada, como llegaron los “directivos” a esos puestos..?? Quien o quienes los colocaron alli..?? porque no son empresas privadas, son estatales y se deben al gobierno regional, provincial o nacional. Hasta que no cambien los podridos mecanismos empresariales cubanos esos Marcos Perez floreceran como girasoles en verano.

    Saludos, Bolufe.

    Me gusta

    • Es un reclamo cambiar esos mecanismos, cambiar incluso la mentalidad -algo bien complicado, porque se quiere cambiar con los mismos- confiemos en que algún día haya comprensión del problema o el problema se nos vendrá encima

      Me gusta

  3. Boris, amigo, admiro tu optimismo pero la vida ha demostrado que pretender cambiar el status quo usando los mismos metodos y personajes anteriores no funciona, la resistencia a lo novedoso es su natural reaccion defensiva y haran lo imposible por no perder sus privilegios. Se me antoja que seria algo similar a haber hecho el cambio revolucionario de 1959 con los mismos politiqueros y metodos del batistato, vamos, eso es ciencia-ficcion. Hay un refran en ingles que dice – You can’t teach new tricks to an old dog (No puedes enseñarle trucos nuevos a un perro viejo) – que resume el kid de esta situacion.

    Saludos Bolufe.

    Me gusta

    • Se sabe que cambiar la mentalidad de los humanos es harto difícil, sobre todo quienes por largos años han repetido las mismas fórmulas. No obstante vale el intento, por aquello de confiar en los seres humanos, de su mejoramiento, solo que comprobado que se mantiene la inercia, que hay resistencia al cambio, pues entonces cúmplase el propio principio fidelista: hay que cambiar todo lo que deba ser cambiado.

      Me gusta

  4. Esto es realmente genial, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y me gustaria leer más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s