El viejo Toledo, el cámara y amigo

Por Boris L. García Cuartero

Gabriel Toledo, el camarógrafo...

Gabriel Toledo, el camarógrafo…

Todos los que llegamos a “Perlavisión” sin saber ni pío de cómo se trabaja en un medio como este pasamos, literalmente, por las manos de Toledo. Con él aprendieron los nuevos camarógrafos, con él aprendimos a escribir para la televisión, con él aprendimos a no grabar de más en una cobertura, a captar en imágenes el momento preciso, oportuno…y también le aguantamos más de una de sus majaderías.

Recuerdo mi primera cobertura con el Tole, le iban a entregar no recuerdo qué reconocimiento a Vilma Espín en la sede del Gobierno Provincial y allá me fui sin casete, nunca olvidaré su cara cuando se lo dije, fue una mezcla de burla y encabronamiento. Por suerte él traía uno en el bolsillo: ¡ay muchachito, qué sería de ustedes sin nosotros los viejos! fue su conclusión…

Se las daba de pepillón –hay cosas que prefiero no contar, esas nos quedarán a los que tuvimos que inventarla bonito en explicaciones. Andaba con una chancleticas que no pocos sustos le sacó: en una ocasión nos fuimos hasta la fábrica de Cemento, daba risa verlo sorteando los obstáculos para no llenarse los pies del polvo gris. ¡coño, compadre, tu me haces cada cosas! me dijo, y yo le riposté: ¡y cómo se te ocurre Toledo, ponte zapatos compadre…!

En otra ocasión nos tocó la cobertura a otro aniversario de la Operación Tributo. ¡Ñooo y yo en chancletas, ahora a pasar por arriba de las tumbas en el cementerio y uno recogiendo to lo malo por los pies…! Por hijo e puta que soy le pedí todos los planos desde los ángulos en que irremediablemente tenía que pisar tierra…Héctor el chofer y yo, nos reímos ese día a más no poder…había que verle la cara, más atento a donde pisaba que a las imágenes que hacía, eso si, bien hechas.

No se si por viejo, por cansao o por descarao te soltaba la cámara a la menos ná. Coge aquí un rato compadre, que ya tengo el hombro en candela –nos decía…y allá iba uno a cargar con aquel armatoste que pesaba una pila de libras…en un desfile del Primero de Mayo hasta hice mis primeros planos; él mismo me enseñó, y claro, me eché arriba la cámara desde el Prado hasta la Plaza de la ciudad…y Toledo conversando, saludando a la gente…y yo de bestia…

Le huía a las coberturas de recorridos y largos tiempos, se había convertido en un “bicho” –como decimos los cubanos- no se si por viejo, por cansao o por descarao, pero cuando uno tenía una duda, cuando uno quería hacer algo bueno, siempre pedía a Toledo…además de ser una garantía en imágenes, era un buen rato de jodederas, cuentos y anécdotas…si alguna vez lo vi cabrón, fue muy pocas veces…

Un día dijo hasta aquí, se retiró y uno se lo encontraba siempre en la calle, en la “lucha” con una camarita, y allá iban los cuentos, las anécdotas, la jodedera…lo vimos depauperarse físicamente y todos comentábamos que estaba enfermo –los suspicaces y jodedores, que lo conocíamos bien, decíamos que estaba dando “leña” a las dos manos…pero si, estaba enfermo el viejo Toledo.

Hoy por la mañana me enteré que ya no está en este mundo, que llegó el desenlace luego de mucho tiempo de enfermedad…más nunca lo vi, siquiera fui por su casa a verle, no pude siquiera ir a la funeraria o al entierro, tengo un catarro de tres pares, que me tiene tumbao completo…pero aun me quedan fuerzas para escribirle algo al cámara, al amigo que ya no estará en este mundo, pero si con todos los que trabajamos al inicio del canal, porque pa jodedor había que contar con el Tole…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sobre Televisión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s