Conducta y mi viaje a la semilla…

Por Boris L. García Cuartero

Para mi la película cubana Conducta, fue eso, un viaje en el tiempo, el regreso a mi época de escolar y por dos razones: una, tuve excelentes maestros durante la primaria; dos: vi en la casa y en la escuela la ejecutoria de brillantes educadores –y lo digo sin modestia alguna, sino con el orgullo de llevar un apellido ilustre en el magisterio de Cienfuegos.

De la película me impresionó la excelente actuación de Chala, un niño del que supe por sus entrevistas a diferentes medios de comunicación, nada tiene que ver con el personaje. A Carmela, insisto, la conozco desde pequeño; iba y venía de la escuela con los alumnos “malos” de mi abuelo, los mismos que o desayunaban o almorzaban en casa, repasaban las materias con la abuela…para el viejo Cuartero no existían alumnos malos, todos eran sus alumnos y punto.

Claro, eran otros tiempos, ya lo he dicho en reiteradas oportunidades. No esperé de la película un final feliz, no se lo merecía, tampoco hubiese sido creíble, pero créanme que tampoco lo quería tan desesperanzador: El “no has entendido nada” de Carmela me sonó a “la vida sigue igual” -¿y seguirá igual?- porque el asunto de la estampita religiosa puede traspolarse a cualquiera de nuestros sectores y es el reflejo de la intolerancia, del yo decido y tu sencillamente cumples, de la incapacidad, de la falta de razonamiento…en fin…

He visto a unos cuantos inspectores de Educación que han revertido las viejas costumbres de la escuela cubana en ese “y cómo quedo yo”, es más, me viene a la mente una innombrable que una vez dijo de mi madre “es Cuartero a la n potencia” por la rebeldía de la maestra-directora a acatar esos absurdos humanos que poco construyen y si destruyen la vida de un muchacho. Hoy, lamentablemente, los hay que deciden y son también a la n potencia, pero a la inversa.

Pregunté a mi madre –con los mismos ímpetus de entonces y muchos años a cuesta todavía frente a un aula- si había visto la película. Le prometí volver a disfrutarla juntos, porque para ella no fue nada del otro mundo, y la entiendo; también hablamos de la estampita religiosa y me recordó que por mandato constitucional nuestro sistema de enseñanza es laico, entonces… y volví a la carga con la dichosa imagen como símbolo más allá de una virgen, sino de una postura humana hacia la comprensión…entonces ladeó la cabeza, como quien prefiere callar, porque la batalla cotidiana la libra en el aula…

“Conducta” con sus barrios marginales, la ilegalidad, la corrupción policial, los buenos y malos sentimientos, así como la simpleza de algunos decisores, es una fotografía de la sociedad cubana actual. Vi el hálito de esperanza en la transformación de la joven maestra que Carmela acomodó, de cierta forma, a la que abrió los ojos y le hizo sensibilizarse con los problemas de SUS alumnos, para que ese complemento familia-centro escolar sea la mejor manera de formar valores o de buscar los mejores, como es el caso de Chala.

Del resto, el incuestionable reto que tenemos por delante si queremos rescatar lo bueno de lo viejo y revertir –o dejar atrás- una etapa que convirtió a no pocos en insensibles ante los problemas comunes;  que ha convertido a otros en irresponsables; o en corruptos, cuando no de hecho, si de espíritu, porque cuando se corroe el alma, poco queda por salvar. Según las noticias, nuestro imperfecto sistema educacional es el mejor del área que compartimos con el resto de los latinoamericanos y también sobresale un poquito más allá de esas fronteras que nos unen…¿cómo será en el resto del mundo…?

“Conducta”, me parece, es una invitación a reflexionar, también fuera de las escuelas, para que ese nuevo modelo económico, ese socialismo sustentable y próspero se conviertan en una realidad sostenible para ahora y por todos los tiempos.

Nota: Vi la película en una copia pirata, muy buena por cierto…¿quién hará esas copias piratas…? Esta vez no hice caso a la sugerencia de Alina Rodríguez (Carmela) quien pidió en un espacio televisivo ir al cine y no aceptar copias piratas…parece que he olvidado alguna enseñanzas del abuelo…no es para menos…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cubanísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s