La patana…y en MN

Por Boris L. García Cuartero

Me perdí la reapertura de La Patana. Lo escuché decir en la redacción del Telecentro y luego en la calle percibí otras versiones, esas que no pocas veces hacen más daño que beneficio, sobre todo si su intención es crear más molestias que las cotidianas: esta vez la patana sería únicamente para los extranjeros.

Veo las fotos que subió mi amigo Yuyo (Arsenio Morejón) y por mi madre que en pocos está ausente el color del Caribe, ni la vestimenta propia del Trópico, es más, encuentro más caras conocidas que desconocidos, llegados de otros lares para disfrutar del sol y la alegría de un pueblo, que no se pierde un acontecimiento y es de gozadera, mejor.

Eso si, me llegan como un tirón los recuerdos de La Patana en plenos carnavales cienfuegueros, de sus truncos paseos por la bahía de Jagua y es que los más entrados en años recordarán que alguno o algunos iban a parar al agua, o por obra y gracia de un empujón o porque se formaba la desagradable en medio de la travesía…vamos, que en todos los tiempos han existido las broncas y los aguafiestas…

Ya ni recuerdo cuánto costaba entrar a aquel recinto lleno de muchachos –que lo fuimos coño, aunque hay quien se resista a creerlo- alegres, divertidos, sanos y llenos de aspiraciones. Aunque si me acuerdo de tener que “pasarle” algo al tipo del puente tendido sobre el malecón para poder entrar…que también en todos los tiempos han existido los pillos y vividores, solo que la cuantía era menor y no existía el CUC…

Lo cierto es que la pasábamos bien, con aquellos Moddys que ponían bueno el ambiente, o la música grabada –sinceramente, ¿era en inglés? ¿todavía nos machacaban con aquello del diversionismo ideológico? Era un vacilón, y sobre todo porque con cinco pesos podías coger tremendo “peo” con cerveza de botella, reenvasada en pergas de cartón y cera que había por doquier.

Seguro que muchos esta vez llevaban más de cinco “pesos” en los bolsillos –lo noto en lo que hay sobre las mesas, ah entrecomillo pesos porque hemos asumido la maldita costumbre de equiparar un CUC a un peso, como si se tratara de lo mismo y no de 25 pesos…aunque es una buena señal, nos preparamos para la unificación monetaria y entonces si podremos hablar de una sola moneda…

Lo cierto es que ya tenemos otra opción para el disfrute in situ de nuestra hermosa bahía. Claro, ya no será como antes, porque faltan pesos y hasta sobra peso –el corporal, ese que aumenta con los años. Ojalá sea un buen sitio para la diversión, que no se atiborre de ciertos personajes que proliferan por estos días en los sitios de ocio y ojalá que también un día rompa su quietud y vuelva a surcar las aguas de la bahía, para que el recuerdo sea completo.

Mañana tendré más detalles de su inauguración y perspectivas. Que la gente habla mierda hasta por gusto, para criticar, echar bolas a correr y joderle la vida a los demás, nos pintamos solos…de no ser así, seguro estuviera también en una de estas fotos…Yuyo que no te pierdes una, qué envida compadre…

Nota: …qué raro que el colega Antonio Colarte Puig se perdió la reinauguración, porque ese es otro que no se pierde una y después dice que el salario no le alcanza…

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

4 Respuestas a “La patana…y en MN

  1. Bárbaro H.Morales García.

    Me alegra que tengan otra opción para la diversión,nuestro pueblo se lo merece y que los precios sean razonables para que alcanza a muchos más y no sea sólo patrimonio de pocos,ya nos seguirás contando Boris.

    Me gusta

  2. Luis Orlando

    Me parece una buenísima opción para la recreación del pueblo cienfueguero, muy acorde a nuestras tradiciones marineras y quizas a un precio asequible para el bolsillo medio, pero…
    La imagen q proyecta ese artefacto de servicios portuarios de color oscuro y oxidado sobre nuestro bello malecón no tiene nada q pueda resaltar el aire festivo y la belleza de la ciudad, al contrario. Otra cosa q me llamo muchísimo la atención fueron los tubos q sobresalen del baño y de la cocina q vierten su desperdicios en la superficie del agua a solo unos pocos metros de los q festejan eufóricos y de los q solo se sientan a tomar un poco de aire (no tan fresco) en el muro del malecón. Por último, realmente no sé si exista sobre la patana algún cesto para la basura pero los alrededores del cabaret acuático estaba adornado por una nata de latas, botellas, cajas de comida, de cigarros, tenedores plasticos, en fin casi todo el desperdicio de lo q se ofertaba en la cubierta.
    Realmente no sé si en un ambiente de fiesta estos detalles se pasan por alto, o si por unos dias q esto suceda no le hace daño a nadie ni al entorno del litoral, o simplemente es una tradición de nuestra cultura y algunos aguafiestas no lo entienden

    Me gusta

    • Me imagino amigo mio el espectáculo de ver a la patana rodeada de desechos, en estos tiempos la civilidad anda por el piso, así que para nada me asombra que la gente eche de todo por la borda, bueno, se han echado las buenas costumbres, en fin, me fijaré en esto y te prometo escribir algo para el periódico o el tele, gracias por la visita y tus criterios

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s