El Día de las Madres

Por Boris L. García Cuartero

El día anda todavía por su media mitad. Me inspira a escribir un “zandugueo” que siento en el barrio… y dicen que Formell está muerto, eso al menos en Cuba, nadie se lo cree, podrá haberse ido al cielo –como se le dice al niño pequeño que pierde a su madre- pero aquí en la tierra está bien asentado, sobre todo en quienes convierten la celebración en una verdadera fiesta de barrio: música alta, bien alta, la caldosa, las amistades y el resto de la gente que debe “dispararse” la bulla, quiera o no quiera.

Ayer fue otro día de madre. No había quién caminara por el bulevar cienfueguero. La gente se aglomeraba, apretaba, empujaba – como se hace en toda cola que se respete- para ver las ofertas de los artesanos…y había de todo, desde lo más grande hasta los pequeños y feos muñequitos que después se llenan de polvo y hay más por limpiar en la casa. Los otros entraban y salían de las tiendas recaudadoras de divisa. Una señora, de esas que se “creen cosas”, me espetó bien cerca: periodista, mire a la plebe como disfruta del pan y del vino…y siguió riéndose con su envoltorio festivo en la mano…total, llevaba otro adorno de esos feos que venden en CUC, ah, pero era en CUC…

También ayer los vendedores de flores hicieron zafra. Todas por un mismo precio, desde los botones hasta las marchitas. También vi unas postalitas carísimas con mensajes picúos –bueno, algunos con gracia criolla- y mucha gente fajá, comprando carne de cerdo… que aquí para festejar, cualquier día es bueno y entonces se hace una comidita sabrosa, viene la familia, se llama por teléfono a las amistades, madres, por supuesto y más, mucho más, claro, ni intente enviar sms por cel, porque llegará mañana en horas de la noche…

Ayer me encontré con un amigo de la infancia. Recién perdió a su madre, a quien tuve el placer de conocer y admirar, me dio mucha trsiteza porque es su primer año sin la presencia de Virginia. A Chichi, como siempre le he dicho, salvo el tiempito en que fue mi jefe de redacción en el periódico Cinco de Septiembre, le dije como consuelo, que todavía en mi casa nadie se ha recuperado de la muerte de la abuela, y ocurrió hace muchos años…

Esa fue la primera actividad de hoy. Irnos al cementerio, a la bóveda familiar, a llevar flores a la madre de mi madre, aunque a decir verdad, nunca le gustaron las flores, decía que era cosa de muertos… entonces, ¿por qué llevarle flores? Y me respondo: es la tradición, es la manera de honrar a quienes ya no están físicamente entre nosotros, aunque ni una “rumba” pudiera montarle en el santo recinto, porque de seguro se levanta de la tumba y me tira por la cabeza lo primero que se encuentre…

Ahora mismo escucho “Marilú”, otro tema y tremendo tema de Formell, nada que mis vecinos de que van, van a formarla hasta bien tarde…

Ya en casa, almorzamos en familia, insisto en que no es un día muy alegre en la familia; mi tía llamó de Santa Clara, estaba en la casa del hijo –mi primo, por supuesto- y estaban preparando los tamales del almuerzo, ¡con chicharrones y todo!, dijo que cuando bajaba las escaleras se preguntó ella misma: ¿y qué hago aquí, cómo no me fui para Cienfuegos? Esa vieja loca si tiene, no quiere y si quiere, no tiene, en fin, así somos los humanos y así son nuestras madres: amorosas, tiernas, incomprendidas, exigentes, inconformes y con una sapiencia enorme…

La mia se fue ya para su casa. Acostumbrada a su casa grande, no soporta estar encerrada en estas estrechas cuatro paredes de un cuarto piso…Ya llamó por teléfono a sus amistades, ya me orientó saludar en FB a sus amigas madres, enviar correos por internet y también sms por cel…ella no tiene conciencia de cuánto cuestan, además, poco le importa, ella no lo paga; sería el colmo a estas alturas de mi vida…

Ya cambiaron de Van Van para reguetón, ahora si hay que cerrar las ventanas…en fin, que hoy Día de las Madres, la gente lo pasa como quiere, lo importante es demostrarle el cariño a esos seres queridos que nunca terminan de sufrir por nuestros actos y que a su vez los disfrutan más que nadie…de madre no tenerlas en cuenta hoy y todos los días, porque en realidad es lo que merecen: lo mejor todos los días de este mundo…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

2 Respuestas a “El Día de las Madres

  1. Felix Gonzalez

    my bien cuartero por tu escrito los recibo por email y siempre los leo, hoy estoy en Venezuela pero por poco tiempo, me toco no estar al lado de la mia y de mi esposa que es una excelente madre pero pronto estare alla junto a ellas y tambien pondre mi musiquita y hare mi comidita pero sin regueton y bajito para no molestar a los vecinos.
    Con el viejo cuartero¨que cariñosamente le deciamos en la Universidad donde trabajo actualemnte tenia una buena amistad aunque soy relativamente joven, pero lo recuerdo mucho.
    un abrazo,,

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s