El viejo batey Soledad

Por Boris L. García Cuartero

En el otrora enclave azucarero grabamos esta vez un programa para el verano de “Perlavisión”. Sobre todo los niños disfrutaron de una mañana de alegrías, muy a pesar de un intenso calor que castiga y de qué manera…

Nadie habló de tiempos pasados. A nadie se le ocurrió mencionar la palabra reconversión. Iniciamos nuestro peregrinar por los barrios cienfuegueros con una demostración por parte de las ganadoras de un festival de montadas a caballo; luego niños y niñas cantaron, bailaron e hicieron ejercicios físicos. A lo lejos la vieja torre del central Soledad, como mudo testigo de lo que fue…en la comunidad del antiguo “Pepito Tey” la gente anda entre gozos y recuerdos.

Cercano está el Jardín Botánico de Cienfuegos. La visita era obligada y una de sus especialistas –Hilda- nos hizo el recorrido y la explicación, para recordar cuánto atesora este sitio de las Ciencias en Cuba, donde especies únicas, algunas tan únicas que existe un solo ejemplar, y exóticas referencias del mundo vegetal incitan a un pronto regreso, por aquello de sentir la naturaleza como algo propio.

palmaNos pidieron encarecidamente no mencionar algo que suma al orgullo cienfueguero. Ya no es la colección de palmas más completa ¿en Cuba o América Latina…? no obstante, aun es excepcional…junto al árbol de corcho, o el que camina, o la trampa de monos y frutos o flores de agradable e intensa fragancia, son el deleite y aprendizaje de los estudiantes primarios en el “Pepito Tey”…

Luego, la historiadora de la comunidad volvió sobre la leyenda, contada una y otra vez desde los tiempos de Atkins, el fundador del jardín; los añorados olores de las mieles, cómo debió ser la vida luego de la reconversión del central…espacio en que nada o muy poco queda, salvo deterioro, promesas incumplidas y abandono ostensible…

Pero queda; bien guardados están libros y escrituras para la posteridad…también queda la alegría de las nuevas generaciones, que poco quizás conozcan de la tradición azucarera, mas viven esta época en que se comparten penurias y felicidad…Queda, además, la hospitalidad de los lugareños, quienes se deshicieron en atenciones para el equipo de grabación y lo más importante, nos demostraron que más allá de las melancolías, prefieren vivir con los pies puestos en la tierra y afrontar contentos las dificultades.graba equipo

En el viejo batey Soledad conviven las casas rodeadas de hiedra, con ciertos aires de modernidad; la gente común anda y desanda comúnmente por aquellas tierras, solo irrita muy adentro de los veteranos –también sentí esa sensación- el abandono de la vieja casona y el marabú que señorea donde antes hubo un central azucarero, que todavía espera por la reconversión…

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Sobre Televisión, Sociedad

8 Respuestas a “El viejo batey Soledad

  1. Bárbaro H.Morales García.

    Una parte de mi vida está en ese bello paraje,realmente sólo tengo que cerrar los ojos para disfrutar de aquel lugar,era sencillamente bello al menos para mi,aún sus olores los percibo,su batey,el cine,el Stadium de pelota y sobretodo los rostros de mis familiares que vivieron allí y no están en el reino de este mundo,muchas gracias Boris por hacerme volver aquel lugar de entonces,pero prefiero recordarlo como era y no como lo que hoy es
    Saludos.
    Barbarito.

    Me gusta

    • Te digo con sinceridad, el batey no está destruido ni mucho menos, al contrario, se nota la preocupación, supongo individual, por conservar la tradición de aquellas casas que distinguieron la zona, además, la gente arregló lo suyo y puede que hasta tenga cierto encanto, solo el área donde estuvo el central y sus edificaciones administrativas son un desastre, no pensé ver aquello de esa manera, nada o poco se hizo para la reconversión del batey. La destrucción de los centrales azucareros creo pasará a la historia como una de las metidas de patas más grandes cometidas aquí, saludos Boris

      Me gusta

  2. clemente

    Disfrute a fondo ,en mi niñez el batey del central soledad, pues mi familia es oriunda de alli, y al recordar me siento deprimido pues no tiene ningun encanto lo que existe ahora,desde la entrada de dos kilometros de la entrada desaparecida ,La tranquilidad , los olores del central.
    Nada que ver, nada es igual,la diferencia es abismal, O no no hay diferencia pues es otra cosa , no aquello que conoci,vivi y disfrute.

    Me gusta

    • Gracias por tu comentario. El viejo batey todavía guarda ciertos encantos, la gente anda alegre, al menos así lo percibí, solo el área del antiguo central da pena, creo que poco o nada hicieron allí para aprovechar las instalaciones y para colmo el marabú rodea a la torre, mudo testigo de lo que antes fue.

      Me gusta

  3. Armando Gonzalez-Bolufe

    Hola amigo Boris, gracias por volver a escribir despues de tan largo rato, muy interesante tu reportaje, lastima de las cosas que suceden, los garrafales errores de muchas veces consecuencias permanentes que a todos afectan, en fin, mas de lo mismo en nuestra pobre Cuba.

    Te adjunto un articulo sobre uno de los muchos problemas de la agricultura cubana que, a pesar de lo que digan los mandamases, todavia es incapaz de asegurar un plato decente en la mesa de Liborio.

    Saludos, Bolufe.

    Cuando el Estado es mala paga.

    Pablo Pascual Méndez Piña | La Habana | 4 Ago 2014

    Las instituciones estatales dejan de pagar a los trabajadores de cooperativas agrícolas, pero los amenaza con decomisos si no pagan sus impuestos.

    Por favor no pensemos en un país capitalista colmado de explotados y explotadores, antimotines, manifestantes, barricadas, gases lacrimógenos, porrazos, pedradas, balazos de goma y cañonazos de agua. Se trata de Cuba socialista, en donde 75 trabajadores agrícolas esperan desde hace 5 meses que el Gobierno le pague el salario que les debe y ni siquiera se escucha el zumbido de una mosca.

    Acorde a las informaciones del colaborador Yuri Peraza, los trabajadores de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) Julio Antonio Mella, de la localidad de Tirado, en el municipio San Luis de la provincia de Pinar del Río, hasta hoy no han recibido un centavo de salario devengado desde el mes de marzo del presente año.

    Según Peraza, dicha cooperativa cumplió su plan de producción de cultivos varios valorado en 2 millones de pesos, por el cual debe pagársele a cada obrero un monto de entre 3.000 y 5.000 pesos (cup), según su desempeño.

    Lo desconcertante del caso es que la dirección municipal y provincial de Agricultura, incluso el propio Ministerio, se han desentendido del asunto y los angustiados trabajadores se quejan de “no tener dinero ni para comprar la cuota de pan asignada por la canasta básica”.

    Al preguntar, vía telefónica, en la Dirección de Atención a la Población del Ministerio de Agricultura, la funcionaria encargada de recibir las quejas respondió: “Existe el arreglo con los trabajadores de las UBPC de dirigirse al sindicato ante estos problemas”. Y prometió también “ocuparse del asunto” ante mi insistencia.

    Por otra parte, la secretaria de la Dirección de Base Productiva del propio Ministerio, alegó “tener conocimiento del impago salarial a los trabajadores de la UBPC Julio Antonio Mella gracias a la prensa local”, pero el único facultado para dar información sobre el caso era su jefe.

    Este señor nunca apareció. “El compañero está reunido”, fue la contestación recibida tras varias llamadas.

    Lo comprobado es que a las burocracias climatizadas del Ministerio de la Agricultura y el Sindicato de Trabajadores Agrícolas les importa un bledo que estos 75 guajiros reciban el pago por trabajar de sol a sol sembrando y cosechando malanga, tomates, habichuelas, plátanos y cuantas viandas y hortalizas llegan atropelladamente a nuestros platos.

    En honor a la verdad, debemos declarar que de los 75 trabajadores perjudicados solo Yosvany Sacramento, Yusbel González, Ana María Hernández, Osniel Tapia, Mayra Fonte y Pedro González, estuvieron dispuestos a protestar y recurrir al periodismo independiente. El resto manifestó “tener miedo”. Lastimoso promedio donde los pusilánimes representan el 92%.

    Amén de todas reformas económicas y levantamientos de prohibiciones instrumentados por el nuevo modelo económico propulsado a paso de jicotea por el octogenario Raúl Castro, lo cierto es que los burócratas y sindicalistas del oficialismo siguen siendo los mismos indolentes y untadores de vaselina de siempre.

    Haciendo un sondeo telefónico con algunos colaboradores del municipio Los Palacios, en la propia provincia de Pinar del Río, se pudo comprobar que existe un número considerable de campesinos afectados por la falta de pagos. Incluso algunos esperan desde hace dos años por la liquidación de las cuentas que el Gobierno les debe, pero dichos perjudicados le tienen un miedo atroz a las autoridades.

    Lo paradójico de la historia es que el Estado cubano exige a los cuentapropistas el pago puntual de sus impuestos y, para dicho fin utilizan un conjunto de medidas coercitivas donde sobresalen las amenazas de decomisos y otras sanciones.

    Y, aunque el castrismo no permite ningún tipo de protestas callejeras, ni el derecho a la huelga institucionalizado por las organizaciones obreras internacionales radicadas en Ginebra, ya es hora de que los cubanos exijan esta suerte de escudo para defenderse de los abusos de poder de aquellos burócratas y funcionarios insensibilizados con sus problemas.

    Si en cualquier parte del mundo capitalista una protesta por falta de pago es justa, en Cuba debe ser igual. La realidad es que este derecho no se mendiga, hay que conquistarlo.

    Basta ya de que las únicas manifestaciones callejeras permitidas sean para protestar en contra la homofobia. Es hora de que los trabajadores cubanos tengan en cuenta, que sus ovarios y testículos no son una reserva para la práctica del sexo placentero como indica Mariela Castro, sino que también debemos utilizarlos para exigir nuestros derechos.

    Me gusta

  4. Quienes hemos vivido por años en el Batey Soledad hemos sido testigos de su paulatina decadencia, hecho que tal vez no contemple el visitante foráneo, pero el patrimonio histórico del Batey si está destruido a juzgar por estas imágenes http://elazucaramargo.blogspot.com/2013/08/las-sendas-sin-salida-del-batey-soledad_5.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s