Crónica perruna o perruna crónica

Por Boris L. García Cuartero
perro ladraCualquiera que haya amanecido en el campo recordará el cantío de un gallo, el despertar agradable que nos trae una brisa cargada de olores naturales…mas, en la ciudad no es así, ni remotamente parecido. Apenas las primeras luces del día y los perros de los vecinos comienzan con su alarido, constante, ruidoso, molesto, que no cesa…
Al concierto se unen todos, de acá y de allá, de enfrente y al doblar. Pareciera se proponen un sonoro despertar, aunque la armonía no cesa durante todo el día. Al rato, comienzan a pasar los muchachos camino a la escuela y no pocos azuzan al perro del vecino y este se enardece, exterioriza toda su furia –el perro, no el vecino…aunque el vecino se puede incorporarse al perruno concierto y gritar a los jodedores, más que el perro…
Una conversación perruna puede escucharse a algunos de los muchachos cuando pasa por su lado –también a las muchachas, que conste. Entre palabras inadecuadas o malas palabras, como quiera decirles y frases en boga, transcurre el diálogo y puede que usted vaya camino a la bodega o al trabajo, donde también encontrará a algunos con caras de can, dispuestos a espetarle temprano en la mañana cualquiera de sus frustraciones o problemas familiares y hasta la mala leche con que despertaron…
Con cara de perros se encuentra a la farmacéutica, al dependiente de la tienda o la cafetería, incluso al cuentapropista; a la recepcionista, al chofer de la guagua, al cochero, al jefe, al subordinado y hasta su propia madre si se le para delante y tuvo una noche de perros…y entonces llega la tarde y de vuelta a casa, encuentra el mismo concierto de canes que apenas de dejan oir la televisión o el radio e incluso a alguna competencia radiofónica del barrio, esa que le impone lo mismo el Bailando de Descemer Bueno, que el vivir de Marc Anthony…
Son las 11 y 30 de la noche y todavía anda por ahí algún que otro chiquillo azuzando al perro del vecino y este ladra que ladra y uno pensando que mañana ha de levantarse temprano, porque hay que buscar la leche de dieta y cuando llegue a la cola y pase por el “plan jaba”, una larga fila de caras de Cancerbero le harán sentirse como un perro aplastado, solitario y triste…ellos no saben que en lo adelante continuará la crónica del día, un día cualquiera, en que le puede esperar cualquier perreta…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cubanísimos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s