Crónica amarilla. Incendio en el barrio

Por Boris L. García Cuartero
La comunidad se alborotó cuando caía la noche. De pronto falló el fluido eléctrico, mientras un humo negro subía por encima de los edificios. ¡¡¡Candela…llamen a los bomberos…!!! Fue el grito de pavor que escuché cuatro pisos arriba, mientras la gente se aglomeraba y reía, hablaba alto, curioseaba…como todo buen cubano que se respete.
…bajé enseguida, mientras las sirenas de ambulancia y bomberos –por ese orden- alteraban la ya comprometida “paz” del barrio. No se de dónde salió tanta gente para ver un panel de metros contadores ardiendo y un oscuridad que presagiaba alcanzar el siguiente día, pues también el contador echaba chispas y a cuestionar a la Empresa Eléctrica se ha dicho…
Los bomberos esperaron a que terminara de arder el cablerío; los ambulancieros maldecían a quien los llamó y el carro de los eléctricos entró como bola por tronera en medio de la muchedumbre eufórica por el acontecimiento. Las conjeturas eran disímiles, y como buenos cubanos que se respeten, la culpa iba entre el apartamento que tiene instalados dos equipos de aire acondicionado, hasta el que pone todos los equipos eléctricos a la vez.
Lo cierto es que la sobrecarga eléctrica –parece ser- provocó que unos cuantos edificios se quedaran sin corriente, justo a la hora de entrar a la cocina. Hubo quienes “escaparon” a casa de familiares y amigos, mientras otros se quejaban porque no tenía gas para cocinar… ¿y entonces, cómo pasar el segundo mal rato del día?
Terminada la faena de los bomberos y medio de la penumbra, los apesadumbrados quedaron en sus balcones a la espera del milagro de la luz, como pasaje bíblico. Muchos dudaron la posibilidad de encender el ventilador en la calurosa noche, a otros les preocupaba “volar el turno” de la comida o tener que bañarse con agua fría, este último un simple rasgo pequeño burgués, pero vamos, que para gustos y posibilidades se han hecho los colores…
Huí a casa de un cercano vecino para no perderme la trama de la novela brasileña, esa que como historia fantástica al fin, da vueltas en lo mismo con lo mismo, en tanto nos hace soñar con las playas de Río y sus pequeños apartamentos con vista al mar, entre otras características de la mentalidad pequeño burguesa… ah, que esta crónica no es para eso… pero de que uno sueña, sueña…¿qué habría pasado en Río de Janeiro de presentarse esta situación en un barrio exclusivo o en las ciudadelas que le rodean…?
Volvamos al trópico revuelto y brutal. A mi regreso a casa ya estaba restablecido el servicio eléctrico, la vida regresó a la normalidad y se disiparon las dudas en cuanto a la eficiencia de la Empresa Eléctrica…aunque los más recalcitrantes se preguntaban si de ocurrir con el servicio telefónico cuál hubiese sido el final…Nada, que la bien merecida mala fama de ETECSA no escapa ni a un simple incendio.
Siguiente día: Desde mi cuarto piso veo a los eléctricos “fajaos” en el edificio de enfrente. Como ya pasó el momento de euforia colectiva no hay “sapos” en los alrededores, salvo algún que otro preocupado vecino, tacita de café en mano para sus salvadores congéneres…Moraleja: Que no todo está tan malo señores y en algún que otro momento aflora la eficiencia en los servicios…

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cubanísimos

2 Respuestas a “Crónica amarilla. Incendio en el barrio

  1. Armando Gonzalez-Bolufe

    Oye Boris, hermano, yo se que esto no tiene nada que ver con tu post pero, coño esta fantastico. Esta es musica negra, del blues del Mississippi hecha por musicos blancos, increible, es una pelicula famosisima, seguro la han visto por alla. Es un ejemplo de que las barreras de racismo aqui son antiguallas de otra epoca por mas que se empeñen en demostrar lo contrario.

    Saludos, Bolufe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s