Los niños y la televisión

Los niños conductores del programa Mensajero Pioneril, de Perlavisión, extrañan el estudio de televisión… aprovechan además, para hablar de la programación que se dedica a los niños en el canal cienfueguero

1 comentario

Archivado bajo Sobre Televisión

Una respuesta a “Los niños y la televisión

  1. Armando Gonzalez-Bolufe

    Amigo Boris, es precisamente en la esfera de la juventud y su educacion donde Cuba se desarrolla magistralmente al mejor estilo Macondiano. Por un lado van la realidad y por el otro el discurso oficial que, al estilo de Aureliano Buendia, pretende arropar a un rey que desde hace rato anda desnudo.

    Es bien sabido el via crucis de los padres cubanos, las escuelas y la politizada y parcializada educacion que nos gastamos, no abundare en ello. Eso que llamaron “hombres nuevos” y que quisieron crear con experimentos frankensteianos de ingenieria social nunca paso de ser una utopia que ha traido consecuencias devastadoras para la sociedad que costara generaciones tratar de enmendar si todavia es posible.

    Ahora, en medio del barrage ideologico para desacreditar la visita de Obama y hacer olvidar su mensaje de esperanza para los cubanos, apenas culminado ese monumento al inmovilismo, al acuartelamiento en las mas reaccionarias posiciones y la oda a los dinosaurios politicos que represento el Congreso del PCC, se han bajado con esta joyita que resumo a continuacion. Me provoca verguenza ajena que todavia existan “dirigentes” del sistema educacional cubano con tal mentalidad cavernaria, viviendo a años luz de la realidad cubana. De esa manera tendremos tercermundismo asegurado por mucho tiempo.

    Alla va eso.

    Saludos, Bolufe.

    Llaman a los maestros a apuntalar al castrismo.

    Después de la visita del presidente Barack Obama, las autoridades cubanas han reforzado su convicción de que la pugna con el vecino del norte se desarrollará, en lo fundamental, en el terreno de las ideas. En ese contexto le confieren gran importancia a la influencia que los educadores puedan ejercer sobre las nuevas generaciones.

    En medio de ese ambiente acaba de celebrarse en La Habana el seminario nacional de preparación del curso escolar 2016-2017. En las palabras de clausura del evento, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, apuntó que “las armas para la batalla de pensamiento están en la preparación político-ideológica, científica y pedagógica de todos los educadores”.

    Para cualquier observador de la realidad cubana no ha de resultar aleatorio el orden de las prioridades expuestas por la ministra. Es decir, que antes de que los maestros adquieran un buen bagaje científico y pedagógico, se prefiere que capten cabalmente el mensaje político-ideológico proveniente de la cúpula del poder. Solo así estarán en condiciones de cumplir la misión que el castrismo les ha asignado.

    En ese sentido, la ministra insistió en que, además de los temas de actualidad nacional e internacional y los textos de José Martí —claro está, con la visión del Apóstol que les conviene a los gobernantes—, los maestros y alumnos deben dedicarse al estudio de los documentos emanados del VII Congreso del Partido Comunista, en especial los discursos de Fidel y Raúl Castro.

    En este seminario nacional, por otra parte, no se pudo evitar que afloraran varias de las deficiencias que afectan el sistema educativo del país. Profesores que no dominan el contenido de las materias a impartir, lo que ocasiona preocupación entre alumnos y familiares; maestros que exhiben faltas de ortografía y una pronunciación incorrecta de voces de la lengua materna; la extrema juventud de muchos de los “maestros emergentes”, causante de que con frecuencia la relación profesor-alumno no sea la mejor; así como la incapacidad de los docentes en las aulas para aclarar las dudas que se produzcan tras las clases televisivas, son algunos de los infortunios que afrontan los jóvenes que cursan del séptimo al noveno grado.

    Tal y como se esperaba, el seminario nacional recién concluido confirmó el inmovilismo en que se mantendrá el sistema educacional cubano en el próximo curso escolar. Cuando diversas ramas de la economía se abren a la inversión extranjera, y el Estado piensa desentenderse de la administración de unidades gastronómicas y de otros servicios a la población, la esfera educacional permanecerá como coto exclusivo de las autoridades castristas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s